Octubre 20 Agustiniano Norte






El día 20 de octubre de 2009 se llevó a cabo una actividad de lectura del Niño que pasaba desapercibido con la participación de cerca de setecientos niños del Colegio Agustiniano Norte.

Los lectores recibieron libros así como quienes respondieron acertadamente en el conscurso de memoria sobre temas de la historia.
Todos se divirtieron mucho como se puede ver en estas imágenes


También hubo firma de autógrafos
















22° Feria del Libro de Bogotá


"El niño que pasaba desapercibido" no pasó desapercibido en la feria del libro de Bogotá en 2009. Oscar Rodríguez Nieto, el autor, estuvo leyendo el libro para los niños asistentes a la sala de lectura del Pabellón Rafael Pombo el sábado 16 de agosto. Después de realizada la lectura el autor rifó algunos libros entre los asistentes y firmó dedicatorias. Para la presentación del Libro se contó con el apoyo logistico de la Biblioteca Luis Ángel Arango la cual facilitó una pantalla gigante y por supuesto la colaboración y apoyo de la gente linda de la Fundación Rafael Pombo.

Se hizo una segunda lectura el día domingo 23 para el cierre de la Feria. Esta fue en el Pabellón Infantil a las 10:00 a.m. en el stand de la Editorial SM en forma de Barco de Vapor. Las siguientes son algunas fotos de ese día:

























El libro en el Club 10


Mery Moon, la gatica del Club 10 Caracol ya se está leyendo el libro del Niño que pasaba desapercibido y quizo conocer a su autor.

El domingo 16 de Agosto de 2009 estuvieron hablando de esta historia.
Haz click aquí para leer el primer capítulo
En la charla Mery Moon le preguntó al autor qué debían hacer los niños que querían ser escritores y el respondió: "Deben creerle a su imaginación"



Ver el Video
video

La noticia tambien está en la página web de Caracol TV para verla haz click en http://www.caracoltv.com/producciones/infantil/club10/articulo149142-mery-moon-entrevista-a-un-escritor-de-libros-ninos



Festival el Malpensante

La revista literaria El Malpensante, lleva a cabo todos los años desde 2007 un festival literario al cual invita a escritores, editores y críticos literarios nacionales, para realizar conferencias talleres y foros.
En 2009 el Festival se realizó durante los días 27, 28, y 29 de junio. En la zona infantil del Festival fueron invitados tres autores de literatura infantil para leer con los niños sus obras:

Asistieron niños de todas las edades, jugaron, escucharon la lectura de los libros y participaron en rifas de varios ejemplares de estos libros.


Reseña del Libro

Una reseña es una opinión que un lector hace sobre un libro. La siguiente es la reseña que la Editorial SM ha hecho de "El niño que pasaba desapercibido". Esta reseña y la de los otros libros de la misma colección se encuentra en


Octavio es el último hijo de una familia de ocho varones. Si bien sus padres lo adoran y cuidan, no tienen el tiempo necesario para oír la gran idea que les quiere contar el niño. Desesperanzado, Octavio, huirá de casa y buscará la forma de llamar la atención, con la mala suerte que una de sus brillantes ideas lo meterá en graves líos.


Óscar Rodríguez Nieto nació en Bogotá, en 1965. Es ingeniero industrial y economista. Ha sido asesor de entidades gubernamentales y profesor universitario. Insomne crónico, descubrió que la mejor forma de pasar las noches en vela era escribiendo. Empezó a los 13 años y ya no paró. Fue finalista y ganó un concurso de cuento en la Universidad de los Andes. Luego empezó a formarse en talleres de escritura creativa. Su primer libro publicado es el relato El niño que pasaba desapercibido, que fue finalista en el I Premio El Barco de Vapor - Biblioteca Luis Ángel Arango.

Mapa de la ciudad de Octavio

En este mapa puedes encontrar muchos de los sitios por los cuales pasa Octavio durante la historia. Debes dar click sobre la imagen para hacerla más grande


¿Dónde se consigue?

Algunas personas me preguntan ¿en dónde se puede comprar este libro?

Por ahora sólo se está vendiendo en Colombia, aunque quisieramos que llegara pronto a todos los países hispanohablantes.

Actualmente, el libro está disponible en la Librería Lerhner, en la Libreía Panamericana y en la Librería Nacional de Unicentro (en Bogotá). El precio que se ha sugerido para venta al público es Col$19.900.

Si alguien no lo consigue, puede enviar sus datos a pasaba.desapercibido@gmail.com y se lo haremos llegar.

Índice del Libro

1 La huida......................................................5
2 El robo del banco.......................................16
3 El Gran Hotel............................................28
4 La persecución..........................................36
5 Corina.......................................................52
6 La confesión..............................................61
7 La Gran Idea de Octavio.............................71

Lanzamiento del Libro y de la Colección

El pasado 30 de abril se hizo el lanzamiento de la Colección Barco de Vapor de la Editorial SM con la publicación de las obras escogidas en la convocatoria del Premio Barco de Vapor - Biblioteca Luis Ángel Arango.

Uno de los libros lanzados por la editorial fue "El niño que pasaba desapercibido". Los otros fueron: "Patricio Pico y Pluma, en la extraña desaparición del doctor Bonnet" de María Inés McCormick, Ganador del Premio en 2008;"La niña que me robo el corazón", de Fabio Barragán Santos y "Mi amigo inglés", de Luisa Noguera.


Óscar Rodríguez Nieto, autor de "El niño que pasaba desapercibido" hablo de la importancia de la necesidad de comunicar a los niños historias interesantes, acordes con su forma de pensar actual "actualmente los niños ya no tienen un pensamiento lineal, sino que les gusta explorar las historias navegar por ellas. Quienes piensan que las historias para niños deben ser simples están equivocados, las historias para niños deben ser claras pero no simples, porque ellos no solo entienden muy bien las historias complejas sino que les encantan".

En el siguiente video se hace un resumen del evento, al que asistieron diversas personalidades del mundo e la lieteratura











Al final del evento, los asistentes pudieron comprar los libros y los autores firmaron dedicatorias. En al foto siguiente aparecen Óscar Rodríguez Nieto, Rodrigo Parra Sandoval y Ana Canela Rodríguez.

















Capítulo 1 - La Huida


Esta es la historia de un niño que siempre pasaba desapercibido. Nadie se daba cuenta de su presencia y, como la gente normalmente estaba demasiado ocupada para escucharlo, nunca era tenido en cuenta.

Así fue como un buen día, al darse cuenta de esto, decidió irse de su casa.

Se llamaba Octavio porque era el último de ocho hermanos, todos muy parecidos entre sí. Sus dos hermanos mayores: Pedro y Pablo, tenían trece y doce años respectivamente, mas no lo aparentaban pues eran cortos de estatura. Luego estaban los trillizos, que tenían diez años y se llamaban: Diego, David y Daniel. Después venían unos gemelos llamados Armando y Alejandro, que habían cumplido nueve años. Y finalmente había nacido él, que ahora tenía ocho años.

La madre de todos estos niños era una mujer muy cariñosa y buena, que se llamaba Maria María (el primer nombre sin tilde en honor a Mario, su padre, y el segundo con tilde en honor a María, su madre). A pesar de amar a sus hijos, con toda su alma, ella siempre confundía a los unos con los otros. Esto podía comprenderse, pues todos tenían casi la misma estatura: los mayores eran muy bajitos, los trillizos eran un poco más pequeños que los otros niños de su edad, los gemelos tenían la estatura normal, y Octavio, en cambio, era alto para tener sólo ocho años. Cuando estaban todos juntos lo único que Maria María veía era una muchedumbre de niños de tamaños no muy distintos y con caras muy similares.

Ella siempre hacía el esfuerzo por identificarlos, pero normalmente se equivocaba.

El esposo de Maria María y padre de todos estos niños se llamaba Jose José (el primer nombre sin tilde en honor a Jose María, su padre, y el segundo con tilde en honor a Maria José, su madre). Para llamar a sus hijos, Jose José era más práctico. Cuando les hablaba a varios, los llamaba simplemente «niños» o «mis amores» y si estaba con solo uno de ellos, le decía «campeón» o «hijo de mi corazón». De esta manera, todos sentían que eran especiales para su papá y él no se esforzaba en distinguirlos. Al fin y al cabo él los quería a todos por igual.

Tanto Jose José como Maria María debían trabajar mucho para ganar dinero y poder mantener a una familia tan grande. Tenían una pequeña librería, la cual era atendida por Maria María, mientras que Jose José recorría las calles vendiendo enciclopedias y libros por catálogo en bibliotecas, colegios, empresas, o puerta a puerta por las casas de los barrios de la ciudad.

Todos los hermanos estudiaban en el mismo colegio, los dos mayores en un curso y los seis menores en otro, así que la confusión que se daba en su hogar, se presentaba también en el salón de clases. Las profesoras para poder calificarlos les pegaban con cinta, en el pecho, un letrero con el nombre correspondiente, antes de entregar los cuestionarios o revisar las tareas.

Todos los días, Jose José salía a trabajar antes de que los niños se despertaran para ir al colegio. Luego Maria María pasaba por las camas y daba turnos para la ducha. En una bolsa introducía los números del 1 al 8 y en ese orden debían usar los dos baños que había en la casa: los pares en uno y los impares en el otro. Así, cuando organizaba a sus hijos, de paso les inculcaba el gusto por las matemáticas. Mientras unos se bañaban, los otros debían arreglar su cama, recoger sus juguetes, alistar su lonchera y su maletín escolar. Al mismo tiempo, ella preparaba el multitudinario desayuno. Después, cuando llegaba el transporte escolar, Maria María salía por la ventana y hacía una seña para que la esperaran cinco minutos mientras se despedía de sus ocho hijos y les repartía besos y abrazos a todos.

Después que se iban, ella se dirigía a su librería en donde trabajaba hasta el anochecer.

Al volver del colegio, los recibía Jose José quien los organizaba para que hicieran sus deberes mientras él destinaba la tarde para hablar por teléfono con los distribuidores, que le vendían las enciclopedias, y para concertar las citas de trabajo del día siguiente. Cuando los niños terminaban sus tareas, podían buscar un juguete, jugar fútbol en el patio interior o ver televisión hasta que su madre llegara. Así pasaban todos los días.

Un día, Octavio estaba viendo televisión cuando tuvo una idea muy especial y quiso comentársela a alguien. Sus dos hermanos mayores estaban hablando entre ellos y no lo escucharon. Los trillizos jugaban juntos a las escondidas y los gemelos estaban compitiendo en el videojuego. Octavio fue adonde estaba su padre y este no pudo atenderlo porque estaba conversando por teléfono. Se sentó frente a él y lo observó por varias horas mientras terminaba una llamada y recibía la siguiente. Colgaba el teléfono de la casa y entonces le sonaba el teléfono móvil. Entre llamada y llamada, Jose José se acercaba a Octavio, le acariciaba la cabeza y lo saludaba de nuevo, preguntándole cómo había estado en el colegio, aunque sin esperar a que le respondiera.

En cuanto escuchó sonar las llaves en la puerta –anuncio de que Maria María llegaba–, Octavio emprendió una carrera que tuvo como meta los brazos de su madre. Lo llenó de besos y caricias, pero cuando él le quiso hablar, ella le miró la cara y corrió al baño a traer una toalla mojada, para limpiarle la boca que estaba aún sucia por la barra de chocolate que se estaba comiendo en el momento en que se le ocurrió su gran idea. Por supuesto, nadie puede conversar mientras le están limpiando la boca.

Cuando ya la tuvo limpia tomó aire y comenzó a hablar.

–Mami –le dijo agarrándole las mejillas con las dos manos–, hoy se me ha ocurrido una gran idea.

–Ah, ¿sí?, ¿qué idea se te ha ocurrido? –le preguntó. Sin embargo, en ese momento, todos sus otros hijos vinieron a saludarla y ella no pudo poner atención a lo que Octavio intentaba decirle.

Jose José salió del estudio y, aún despidiéndose por uno de los teléfonos, la saludó con un gran abrazo como lo hacía todas las noches.

–Hijos de mi corazón: su mamá y yo tenemos que hablar de un asunto de negocios, muy importante. Así que mientras les preparamos unos deliciosos espaguetis, ustedes vayan a ponerse las piyamas y luego nos reunimos en la mesa del comedor.

Todos salieron corriendo a sus habitaciones, mientras gritaban y discutían los unos con los otros haciendo un ruidaje increíble.

Claro, excepto Octavio que se fue caminando en silencio, mientras pensaba en que esa noche iba a ser difícil comentar su idea con alguien.

Durante la cena, todos querían hablar. Los unos daban quejas de los otros. Algunos contaban, a todo volumen, lo que les había sucedido durante el día. Octavio, en cambio, no quiso abrir su boca más que para comer. Lo que tenía que decir era tan importante que no valía la pena gritarlo en medio de ese mar de bullicio. Las palabras iban y venían por toda la mesa y caían como una cascada sobre su cabeza, golpeándole sus oídos.

Se sentía ahogado y cansado, de manera que sin que nadie se diera cuenta, se levantó de la mesa, se lavó los dientes y se sumergió en las cobijas de su cama a disfrutar del silencio que le brindaba la almohada sobre su cabeza. Pudo entonces volver a disfrutar de su gran idea y mientras la acariciaba en su mente, se fue durmiendo y soñó toda la noche con ella.

Por la mañana se despertó con muchos más ánimos de los que tenía al acostarse.

Pero si tratar de contarle su idea a alguien la tarde anterior había sido difícil, intentarlo por la mañana iba a ser imposible.

Desde la madrugada, la familia se convertía en una máquina en donde todos corrían de un lado para otro: lavándose, buscando su ropa, vistiéndose o alistando sus útiles y materiales. Si alguno se detuviera a conversar, la máquina familiar se trabaría y las labores de todos dejarían de funcionar de manera organizada, con el riesgo de hacer demorar al transporte escolar y llegar todos tarde al colegio.

Fue esa mañana cuando Octavio se dio cuenta de lo desapercibido que él pasaba para los demás y para probárselo a sí mismo, después del desayuno, fue a sentarse entre los muñecos y juguetes de su habitación.

Quería averiguar cuánto tiempo pasaría antes de que alguien lo extrañara y viniera a buscarlo. Sin embargo, pasó el tiempo y nadie vino. Escuchó la bocina del bus escolar, el murmullo de sus hermanos mientras salían a la calle a montarse en él, y el ruido del motor al alejarse. Maria María, su mamá, pronto salió taconeando de la casa, cerró la puerta y nadie vino a buscarlo.

Se había quedado solo en la casa.

Luego de eso, Octavio sintió un salpicón de emociones. Estaba muy enojado por haber descubierto que realmente pasaba desapercibido y también estaba triste por no poder compartir su genial idea. Al mismo tiempo sentía la satisfacción de haberles jugado una broma a todos, pero también un poco de miedo al darse cuenta de que nunca había estado solo.

Entonces sintió que la casa se volvía más grande cuando no había gente.

En ese momento le vino a la cabeza su segunda idea, que no era tan grande ni tan buena como la primera, sino que terminó siendo una muy mala idea: ¡se le ocurrió escaparse de su casa! Sin pensar en nada, agarró su lonchera, abrió la puerta y salió corriendo por la calle como si lo estuvieran persiguiendo. Paraba en un antejardín y se escondía detrás de los arbustos, miraba para un lado y para el otro. Luego emprendía de nuevo la carrera hasta el siguiente poste.

Como si no supiera en el fondo de su corazón que, de todas maneras, iba a pasar desapercibido.


Finalista Premio Barco de Vapor - Biblioteca Luis Ángel Arango 2008

Finalista Premio Barco de Vapor - Biblioteca Luis Ángel Arango 2008
Libro de la serie azul - Colección Barco de Vapor